Los trastornos y las alteraciones en el sueño están intrínsecamente relacionados con el aumento de las enfermedades inflamatorias. Se considera que entre 7 y 8 horas de descanso es lo adecuado para prevenirlas. La salud del sueño representa un tercer componente en la promoción de la salud de envergadura junto con la dieta y la actividad física. Las horas de descanso, mayores o menores a dicha cantidad, así como el insomnio o las variaciones horarias, no contribuyen a un buen sueño; pudiendo de esta forma causar inflamación y así contribuir a la depresión como también a muchas otras enfermedades médicas.
Artículo Completo: http://bit.ly/29qbrhH

Posted by Escuela Avicena

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *