Seguir una dieta de tipo mediterránea contribuye a prevenir el deterioro cognitivo y el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. El consumo de alimentos de origen vegetal como frutas, verduras, granos enteros, legumbres y frutos secos no sólo son buenos para proteger nuestro corazón sino que además contribuyen a cuidar nuestro cerebro.
Limitar la ingesta de carne roja, habituarse al consumo de grasas saludables, como el aceite de oliva, al uso de hierbas y especias en lugar de sal, ayuda a prevenir este tipo de enfermedades.
No hay edad para comenzar a adherirse a esta nueva forma de alimentación, sólo se trata de mejorar nuestra calidad de vida y así ser menos propensos a contraer estas enfermedades.
Written by
Artículo Completo: http://bit.ly/2aMGXVi

Posted by Escuela Avicena